2016 – Rapid Foray

Rapid Foray

Black Skies, Red Flag (4:44)
Warmongers (4:29)
Stick To Your Guns (5:08)
Rapid Foray (4:47)
By The Blood In Your Heart (5:27)
The Depth Of The Sea – Nautilus (Instrumental) (3:53)
Black Bart (5:06)
Hellestrified (4:22)
Blood Moon Rising (4:20)
Into The West (4:34)
Last Of The Mohicans (11:11)

Formación:

Rolf Kasparek – Bajo, Guitarra y Vocalista
Peter Jordan – Guitarra

Editado el 26 de Agosto de 2016 por SPV Steamhammer. Según el propio rolf Kasparek, contó con tres baterías de estudio para la grabación. No han trascendido sus nombres.

Expectación creada en torno al último trabajo de estudio de Los Piratas del Metal RUNNING WILD el que se ha vivido en las últimas semanas por ver cual sería el paso a seguir tras el buen sabor de boca dejado por su anterior “Resilient”. El Capitán del Navío Rock ‘n’ Rolf se ha cargado las pilas tras el fiasco absoluto de hace unos años con su paupérrimo “Shadowmaker” que muchos se atrevieron a defender bajo el paradigma del Rock más normalito que para nada tiene que ver con lo que representa una banda como los Running Wild.

Paso a paso y con sutileza están saliendo del enorme bache que ellos mismos cavaron hace unos años con trabajos que no terminaban de llegar al público, cambios que ya comenzaron a dejarse notar allá por el 2002 cuando publicaron “The Brotherhood” y que fueron empeorando conforme pasaban los años. Y en ese espacio de tiempo muchas cosas han pasado entre recopilatorios, una despedida del grupo que iba a ser para siempre con el concierto de Wacken y su correspondiente directo oficial, llegó a posteriori un regreso que a muchos ilusionó pero que fue más bien un recuerdo amargo (Shadowmaker). De ahí las cosas comenzaron a mejorar con “Resilient” y por fortuna de modo más ostensible con este nuevo “Rapid Foray” que nos presentan en este 2016.

Lo que está claro es que Running Wild trata de recuperar el camino perdido y esta vez salvo dos casos contados se puede decir de una forma palmaria que se ha conseguido con creces. Los temas están muy bien elaborados, suenan más compactos y potentes que sus predecesores conformando así un álbum más uniforme, con una sensación de unidad que recrea en determinados momentos sus etapas gloriosas de los ochenta y noventa.

Digamos que en “Rapid Foray” se han dado cita todos los elementos comunes de los alemanes con una dosis extra de energía que les ha quedado sencillamente de fábula. No se me caen los anillos si os digo que estamos ante el mejor disco de Running Wild desde el renombrado “The Brotherhood” de 2002. Contiene todas y cada una de las peculiaridades como temas más rápidos, melodías de guitarra que ensalzan instantes épicos, la batería suena espectacular y un Rolf Kasparek más entregado en la parte vocal. Hasta por fin se han decidido a introducir un tema instrumental, algo que en otras décadas era muy común en ellos y que por desgracia dejaron de utilizar hace 14 años. No podía faltar a su cita tampoco esa extensa canción con la que cerrar el disco tratando un tema histórico en cada ocasión. Lo que de momento no vemos son aquellas famosas intros para iniciar sus trabajos.

El sonido del redondo es intrínscamente Running Wild con evocaciones muy objetivas del “Pile Of Skulls”, pasando por sus últimos trabajos “Resilient” o “The Rivalry”. Digamos que están buscando matices de todas sus épocas incidiendo en los tres últimos lustros consiguiendo enganchar al oyente en una amalgama de sonidos fieles a su estilo de recrear la música.

También se está generando la sensación de una mayor estabilidad a nivel de componentes con el guitarrista Peter Jordan como mano derecha actualmente de Rolf y la reciente inclusión en las filas de la tripulación durante el 2015 de Ole Hempelmann al bajo y Michael Wolpers en la batería. Falta hace porque las idas y venidas de músicos eran constantes hace unos años y no suscitan estabilidad aunque de todos es sabido que Running Wild más que una banda, se convirtió con el paso del tiempo en un proyecto personal de Rolf Kasparek.

Comenzamos con BLACK SKIES, RED FLAG con esas guitarras tan reconocibles en un inicio que podrá recordarte a la época del “The Rivalry”. Sensacional el ritmo del tema cabalgando entre riffs marca de la casa apoyados por una gran batería que suena más convincente que en predecesoras obras. Los cambios de cadencia dan más frescura a la canción escapando así de la monotonía y si a ello le añadimos un estribillo sencillo pero eficiente, tenemos la mezcla perfecta para iniciar el álbum. Seguimos con otra entrada magnífica de guitarras y batería para WARMONGERS que tras la voz inicial de Rolf Kasparek la magia de otras épocas de los noventa ser hará más patente si cabe. El ritmo es rápido, enérgico y sigue sosteniendo la esencia de Running Wild aunque es algo más lineal que el primer tema. Excelente solo de guitarra de Rolf que entronca con una estrofa muy reconocible pero de gran calado.

De aquí pasamos a un tema puramente rockero STICK TO YOUR GUNS muy del estilo a lo realizado en “Shadowmaker” y del que al parecer no quiere desprenderse del todo. El bajo y la batería inician la canción más floja y previsible de todo el disco en una obra de corte simplemente Rock en el que destaca aunque de modo somero el estribillo. Recuperamos el terreno perdido con la composición que da nombre al álbum, RAPID FORAY. Nada mas oír la entrada del bajo y la batería resurgen para fortuna de todos con velocidad sumando una de las melodías de guitarras más reconocibles en los alemanes. Magnífico desarrollo el de las estrofas en donde el brío que nunca debieron abandonar, se hace más palpable. El estribillo se ve realzado por unos coros que sin ser demasiado ostentosos, cumplen con su cometido adornando un excelente tema.

De nuevo bajo y batería introducen las primeras notas de BY THE BLOOD IN YOUR HEART que baja el pie del acelerador y nos introduce en un ritmo constante impuesto por la batería. Ahora bien, el punto fuerte de esta composición es el estribillo que no podrás quitarte de la cabeza, extenso pero muy bien llevado. Hacía mucho tiempo que no encontraba en los Running Wild un estribillo que puedas estar coreando hasta quedarte afónico, una obra muy encauzada para el directo. El sonido de las gaitas acompañando los coros en el último tramo de la canción es estupendo. Vamos ahora con uno de los platos fuerte del álbum, el tema instrumental THE DEPTH OF THE SEA (NAUTILUS) que continúa la senda de la que prescindieron hace muchos años. Sonido envolvente de guitarras llenas de pasajes épicos y majestuosos muy bien elaborados que darán paso a un cambio de ritmo elevando la velocidad y la potencia secundado además, por un gran solo de guitarra.

Entramos de lleno en otra composición Running Wild 100% que fue presentada hace varios días como adelanto de su álbum, hablo de BLACK BART con su inevitable temática pirata con esas líneas de guitarra tan reconocibles y que tanto han encandilado a sus seguidores a lo largo de su carrera. La remembranza con el tema de 1992 “Jennings’ Revenge ” durante las estrofas es muy clara y nos transporta a la época de oro de Los Piratas del Metal. Es del tipo de canciones que no pueden faltar en un álbum de Runnin con las melodías de guitarra, esos estribillos “cantarines” y el ritmo trepidante que una composición de este calibre requiere. Llegamos a otra obra que es una mezcolanza entre sus últimos trabajos y la celeridad a la que nos tienen acostumbrados, se trata de HELLECTRIFIED con las guitarras marcando cada nota destacando y llevando el peso del tema con sus melodías. Excelente desarrollo el del solo de guitarra y las voces casi guturales en un fragmento de esta canción que suena potente y fresca aún siendo más rockera que otras.

Regresamos a esas influencias presentadas en su álbum “The Rivalry” de la mano de BLOOD MOON RISING con otra cadencia trepidante y con un estribillo muy bien adornado. Excelente una vez más el solo de guitarra con esas melodías dobladas a lo Maiden y la batería que lo precede suena con fuerza. No es que sea una composición que destaque sobremanera sobre el conjunto pero es atractiva. La siguiente canción a muchos os sonará pues ya la presentaron en directo en la edición del Festival de Wacken de 2015, INTO THE WEST. Nada más encetar las primeras notas nos damos cuenta que la clásica influencia “Billy The Kidd” continúa estando presente fiel a un sonido y una temática que de vez en cuando han utilizado en sus trabajos. Las guitarras y sus melodías fácilmente reconocibles transformarán esta composición en un clásico, tiempo al tiempo… esto es Running Wild 200%…. como ha de ser, magnífica en su esencia y presentación.

Cerramos este álbum con la pieza épica por excelencia que esta vez ha recaído en LAST OF THE MOHICANS, una composición extensa de once minutos de duración con el sonido del viento y una voz que nos introduce en la historia antes de que una guitarra melódica arranque esta obra memorable y de corte semejante a “Treasure Island”, “The War”, “Genesis” o “Bloody Island” por nombrar varios ejemplos. Redoble de batería que encumbra más un ritmo espectacular con prolijas estrofas llenas de excelentes riffs de guitarra, los cambios de cadencia son constantes en un fastuoso broche de oro para este álbum.

Excelente discazo el que se han sacado del viejo cofre de ideas los alemanes retomando un rumbo que jamás debieron perder ni abandonar. Por simplificar y decirlo de otra manera, en “Rapid Foray” se encuentran todos los ingredientes necesarios para sus más inmediatos seguidores incondicionales y para todos aquellos que siempre han gustado escuchar las andanzas y tropelías del capitán Rock ‘n’ Rolf. Si Running Wild nunca te llamó la atención o eres de los que siempre dicen que todos sus discos son iguales sin haberlos oído, sencillamente marcha, aquí no tienes nada que hacer.

Su mejor trabajo desde el año 2002 sin ningún género de duda con una gran producción y los instrumentos sonando de una forma diáfana sin descuidar a lo largo de la escuha del disco cada peculiaridad que ha hecho de los alemanes una de las bandas más representativas y personales en la historia del Heavy Metal. La verdad es que escuchando su último redondo uno puede llegar a pensar en que se podían haber ahorrado sus tres últimos trabajos de estudio (exceptuando “Resilient”) y haber pasado directamente a esta joya, en fin, no se puede tener todo en esta vida.

Si no cambian determinados cánones y mantienen este rumbo por los viejos mares y océanos podemos predecir que el futuro será memorable. Esta vez brindaremos con un buen vaso de ron en Port Royal, la situación actúal de los alemanes así lo requiere. Enhorabuena, discazo.

Diferentes Ediciones del Rapid Foray:

Haz Click sobre la imagen para ver más detalles de las diferentes ediciones de este álbum.

Volver al apartado Álbumes

Volver al apartado Discografía